El blog del resto de tu vida

Si una experiencia o un cambio de vida diese como resultado que escribieses un blog, ¿cuál te gustaría que fuese?


Hace unos días comencé a escribir diariamente en mi blog porque me propuse desarrollar la disciplina necesaria para recuperar mi ritmo como escritor. Puede no parecer algo muy “único”, pero es una motivación personal que me ayudará a conocer mi capacidad para responder a un compromiso conmigo mismo.

Eso es por lo que toca a La Remington.

Un blog es una excelente oportunidad para acompañar una etapa nueva en la vida, tan variada como pueda ser la naturaleza de esa nueva etapa, suficientemente personal como que lo haces diario y sin el filtro de un editor, pero también a una prudente distancia de los lectores, que no serán todos provenientes de tu íntimo circulo de amigos y familiares. Es una perfecta oportunidad de encontrar gente en el mundo que tiene intereses parecidos a los tuyos y así te sientes acompañado al mismo tiempo que acompañas a los otros. Puedes usarlo para exponer tus opiniones, para desahogarte y para reportear tus progresos desde el mismo «primer día del resto de tu vida».

Se me ocurre una breve lista de acontecimientos en la vida de una persona relativamente común y corriente como para generar un muy interesante blog:

  • Te enamoras por primera vez o después de mucho tiempo y quieres compartirlo con el mundo.
  • Cuando comienzas a ir a una nueva escuela o a la universidad.
  • Cuando terminas la universidad.
  • Sería muy chistoso e interesante un blog sobre cómo haces tu tesis.
  • Cuando comienzas a trabajar o cambias de trabajo.
  • Cuando hay compromiso matrimonial, es muy intenso y divertido un blog que acompaña desde el día del compromiso hasta la boda.
  • Si eres activista de algo (derechos de minorías o de animales, ecologismo, civilidad, etc.), un blog es un perfecto medio para difundir tu trabajo.
  • Si no sientes que te quita mucha diversión, puedes hacer un blog de tus vacaciones.
  • Si no te quita mucho tiempo, puedes hacer un blog de tus viajes de negocios o trabajo.
  • Decides tomar clases de algo nuevo para ti: natación, kick-boxing, escritura creativa (o de éstos dos últimos juntos), música, carpintería, danza, etc.
  • Si te acabas de cambiar de religión sería muy bueno hacer un blog.

También puedes hacer un blog para exorcizar tu dolor:

  • Si tú o un ser muy cercano ha caído enfermo o sufrido un accidente, se puede hacer un blog para acompañar su recuperación.
  • Una enfermedad terminal.
  • El proceso de duelo después de la muerte de un ser querido.
  • La recuperación luego de una pérdida material o de trabajo.
  • El proceso de tu separación o divorcio también puede ser un motivo interesante para comenzar a escribir.

 

Una ventaja del blog es que puedes escribir con una libertad que no tienes en ningún otro medio, y aunque eso te hace responsable directo de lo que publicas, ocurre ese milagro impensable en otras épocas de la humanidad: puedes publicar.

¿Y tú vas a empezar tu blog? ¿Qué acontecimiento de tu vida le dará inicio?

Anuncios

Publicado por

R de la Lanza

R. de la Lanza es un incógnito rompeteclas. Es editor, profe, rockero y le va al América. Sus virtudes: tacto de proctólogo y personalidad salina.

Por favor, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s